9ª Etapa TMB: Le Flegere - Les Houches

ULTIMO DÍA!!!!!!!

Por fin llegó el último día, hoy cerraríamos el circulo y daríamos por completada y cumplida uno de nuestros propositos montañeros 2011; quizá el más ambicioso pero con certeza el más duro y gratificante.

Los nervios se adueñaban de mi, a partir de las 5 de la mañana apenas pude dormir, levantandome varias veces para mirar por la ventana para adivinar que tiempo tendríamos en nuestra ultima jornada...

Pasando de largo el salón donde los desayunos ya estaban sirviendose salí para fuera para ver el amanecer mas bonito que hasta el día de hoy he podido disfrutar...





El silencio estallaba en el reino de azul y blanco.





En pocos minutos Laura ya estaba a mi lado tambien gozando de ese momento irrepetible. Me alegro mucho de haber compartido ese silencio con ella.



Desayunamos copiosamente disfrutando de nuestro ultimo desayuno en las nubes y una vez mas retomamos el camino dirección Les Houches...bueno, primero había que recorrer el larrrrgo camino.

La cena de ayer quizá fue el peor de todos hasta el momento; embutido malo y un tipo de pastel de patata y queso algo seco y pesado (tartelille). El desayuno sin embargo estuvo bien, y por fin comimos croisanes franceses!!!




(las agujas rojas que estaban por detrás del refugio)

En realidad la etapa quizá no fue tan larga pero según recordaba del libro la etapa se completaba en 4-5 horas...pero se ve que ya después de tantos días la memoria iba mermando...





De Le Flegeré subimos al collado de Le Brevent, punto a partir del cual empezamos a rodear la montaña hasta llegar casi a su pico; tardamos casi 3 horas. Arriba metidos en la niebla el tiempo no era tan agradable, incluso hacía frio. Hasta la cumbre subía una cabina que iba llenita de gente que quería disfrutar de las vistas.


(el collado entre nieblas)




(Rodeando la montaña para llegar a su cumbre)




(La Brevent)




(Vimos un par de rebecos)


Y tuvimos una escalerita para entretenernos e imaginarnos lo que nos habíamos perdido el día anterior.



Y buenas vistas en todo momento del Macizo y sus glaciares.







Después de Brevent comenzaba la gran bajada, la grandísima bajada...1600 m de desnivel negativo, el terror de cual rodilla.




(algunos pasitos entretenidos)

A medio camino tomamos un refresco en el agradable refugio de Bellachat, cuya terraza es el sueño de cualquiera, que vistas!!!




(tabla con nombres de las cumbres en la terraza)


(como no, mas fotos de grupo)

Y desde aqui bajar, bajar, y bajar hasta Les Houches, pasando por la estatua de Cristo Rei y cruzando el pueblo hasta llegar al aparcamiento de Bellevue y...









PRUEBA CONSEGUIDA!!!!!!

Nuestra uniforme oficial del TMB ondeando como bandera (su olor tampoco dejaba acercarse demasiado)



Y a celebrarlo con champan (que había viajado con nosotros desde Ponfe- cortesía de la cesta de navidad de ISECA)





Ahí está !!!!!!




Conclusiones???? Muchas...

Para mi esta ruta ha sido un logro personal muy gratificante, por mucho que había leído acerca del TMB, de los Alpes, de la dureza de sus collados, los posibles cambios meterologicos, etc, uno no se hace a la idea hasta que llega ahí y lo ve por si mismo.
Me llevo a casa la agradable sensación de haber realizado una ruta preciosa en la que no he tenido que dar el 100% fisico de mi misma aunque si cerca del 99% psicologico. Para mi, lo que mas duro me ha parecido ha sido el frio y el tiempo tan desagradable que hemos tenido; en rutas de un día o dos no lo notas tanto pero el desgaste de los días y ver que el asunto no mejora merma mucho la alegría inicial.
Como en todas las travesías de tanto tiempo, ha habido buenos momentos y no tan buenos, cosas que se quedarán en el olvido y cosas que jamás se borrarán de mi memoria, pero sobre todo me quedo con el amanecer del ultimo día. Es como si hubiese estado esperando ese momento durante toda una vida, y aunque se hizo de rogar, cuando por fin llegó sentí que todo mi esfuerzo fue recomensado.

Y aqui termino con un par de panoramicas del mazizo...




3 comentarios:

  1. Yo también me alegro de haber compartido ese silencio contigo, fue realmente mágico ver cómo los rayos de sol se colaban entre las agujas y resplandecían en la nieve. Después de tantos días de emociones buenas y malas (y de dolor de pies), ahí encontramos la verdadera razón por la que habíamos pasado todo, en ese momento todo encajó como un puzzle.

    ResponderEliminar
  2. Hola! enhorabuena por el reportaje! parece que no tuvisteis mucha suerte con el tiempo... comprendo vuestro desanimo en ciertos momentos!!! puedo preguntarte en que epoca lo hicisteis?? nosotros vamos a finales de julio... habra que llevar "fuerzas extras" para soportar mejor el mal tiempo!!!

    Un saludo y gracias!!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues lo hicimos a finales de Julio del año pasado, aunque por lo que decían todos tuvimos muy mala suerte con el tiempo; animo y a disfrutar que es un recorrido espectatular!!!

    ResponderEliminar