Belen de cumbres CAB 2013

Ir al monte teniendo una renacuaja es todo un desafío, ahora porque toca dejarla en casa de alguna de las abuelas, y mas adelante me imagino que lidiárselas con conseguir que se apasione tanto por la montaña como sus padres.

Por lo pronto lo que toca...quedar a las 8 implica levantarse a las 6:30, dar de desayunar a la pequeña, vestirla, desayunar nosotros, coger las cosas, ir a casa de la abuela en cuestión, dejarla ahí, y finalmente ir al lugar de reunión.

El día estaba muy gris...pero de camino a San Cristóbal el gris se convirtió en agua...no pintaba bien el asunto. Tras un poco de esfuerzo extra (llamase poner cadenas) llegamos a la estación de ski del Morredero....y poco mas puedo contar de mi primera salida al monte desde Mayo!
El belén se puso, pero ahí mismo...el turrón se comió, la sidra se bebió y felices y contentos nos fuimos para bajo de nuevo.




Feliz 2014 atrasados para todos los bloggeros aficionados a la montaña!!!

9 meses de cambios

Como regalo anticipado de Reyes, a principios de enero, supe que este año pasaría de todo lo que intento ser a además ser madre...una alegría pues por fin habría una personita en este mundo a quien enseñar todo lo que me rodea y me entusiasma.


Pero como toda futura mamá, además de alegría también llegaron las preocupaciones, sobre todo de la primera etapa, la de los 9 meses, que es la que toca primero....las dudas sobre que se puede hacer y como encajarlo en mi vida al principio me abrumaron, y con esta entrada de blog, puramente de opinión, quiero expresar mi vivencia.


Embarazo y montaña

Con ese título encontré en la web varias entradas de lo mas diversas, opiniones personales, vivencias propias, declaraciones medicas... mucha información que a veces asustaba y a veces animaba. También pregunté a los médicos en las diversas revisiones y como pasa siempre no había una sola idea sobre este concepto sino muchas!
Al final decidí escuchar un poco todo y luego seguir lo que me pedía el cuerpo, pues este al final suele ser el mas sabio sobre lo que nos conviene o no.

El primer trimestre seguí con mi vida de siempre, hice rutas y escalé aunque hacia febrero tuve que acortar ciertas rutas por la fatiga que tenía; reconozco que tuve suerte y no sufrí de las nauseas y vómitos que algunas pobres padecen. Aproveché para hacer algunas rutas cortas a diversas brañas por la zona que en otra ocasión igual no hubiera hecho. Lo peor fue la fatiga ya que el cuerpo seguía con el mismo volumen y ganas de hacer cosas.



 

El segundo trimestre, comenzando en marzo, fue el mejor; pasada la fatiga pude hacer algunas rutas que tenía ojeadas desde hace tiempo, el Tambarón, los Huertos del Diablo, alguna por Picos...eso sí, respetando el hecho que ya no subía sola a las montañas sino con mi futura hija dentro de mí. Esto te hace ir mas lento pues todos los médicos coincidían en que las pulsaciones no deben dispararse ya que esto significa falta de oxigeno para mi y por lo tanto a mi bebé, y con mucho cuidado pues una caída podría ser fatal.



En este trimestre descarté totalmente la escalada, no porque me preocupara sino porque mi barriga iba creciendo y mentalmente no me sentía segura estirando los abdominales en busca de presas para agarrar; se que no pasaba nada pero no me sentía cómoda al hacerlo.
A partir de la mitad de Mayo, los 7 kg ya engordados me hicieron replantearme mis visitas a la montaña...mi cuerpo me indicó que había llegado el momento de sustituir montaña por ciudad.


Y el ultimo trimestre se ha limitado a paseos, piscina y vacaciones de playa, que aunque no son mis preferidas vienen bien cuando estas en esta fase.


Y nueve meses después llegó nuestro nuevo miembro de la familia, y con ella grandes ilusiones y esperanzas...y con mas dudas sobre como afrontar esta etapa. Primero el cuerpo tiene que recuperarse tras la gestación y parto, lo que lleva su tiempo...y segundo, ahora el tiempo esta mas ocupado que antes...tengo un nuevo hobby a encajar en mi vida, y esta prevalece sobre todas las anteriores pues te llena de una manera que nunca hubiera sospechado, si, es la afición de ser madre.

Cascada de Cantenxeira


Este año no regalan nada, y cada vez cuesta mas encontrar fuerzas para salir al monte, aún así aprovechamos un caluroso sábado de mayo para ir a conocer la cascada de Cantenxeira, a penas unos kilómetros del pueblo.
La ruta es sencilla sin mas, por buen camino y sendero, y en la palloza restaurante te indican el camino gustosamente.
La cascada es guapa, me sorprende cuantas hay por mi tierra que aún no conocía...

Aquí dejo las imágenes de la mini ruta, el monte esta en su esplendor, con toda la lluvia de esta primavera esta de un verde radiactivo que invita pasear...









 
Saludos!
 

Porcarizas - Campo del Agua

El pasado sábado 4 de mayo, volvimos a Los Ancares en busca de rutas facilillas, recién destapadas con el deshielo de nuestras cumbres, realizando por fin una de esas rutas que había quedado pendientes desde enero del año pasado.

Lamentablemente no nos pudo acompañar Yesi, quién tenía gran interés en conocer este pueblo, así que la crónica de hoy se lo dedicaremos a ella.



Como la ruta no iba a ser larga, pasamos de madrugar y paramos en Villafranca para tomar café. Llegamos al pueblo de Porcarizas a las 12 de la mañana, buena hora para hacer hambre para comer...



La ruta comienza en la entrada del pueblo, esta bien señalizado y te indica el ancho camino que debes seguir para llegar al Campo del Agua...sin perdida posible, y sin sombra también...





Por el camino nos encontramos con numerosos grandes bloques graníticos que agrandaban los ojos de Hugo que no dejaba de pensar en escalarlos mas que rodearlos...



Llegamos al barrio de Regueiral, un bonito pueblín con varias pallozas restauradas como casas particulares.







De aquí a la ermita y al Campo de Agua apenas hay 10 minutos, una ultima pequeña subida que te deja con buenas vistas de las cumbres aún nevadas de las cabeceras de los valles. En la distancia veníamos Peñarubia que ya conocemos y TresObispos que apuntamos en "pendientes".







Aprovechamos para comer el bocata y tomar un poco el sol, la barriga va asomando y nuestra futura montañera ya nos deja claro sus gustos.







Para hacer la ruta circular bajamos por el valle del rio Porcarizas, un agradable paseo por un verde valle con campos llenos de narcisos, una preciosa estampa en esta época...yo no me resistí a retratarme entre ellos y Gora tampoco.






Y ruta finalizada! En total unas 4 horas bien repartidas con descansos, bocata y muchas fotos. Hugo aprovechó para estrenar su nuevo "juguete", (al que supongo que sacaremos mas partido en las jornadas de escalada o snow) y nos premia con su mini-edit colaborando por fin con mi blog.



Saludos amigos!

Odisea en Los Huertos del Diablo

Ufff no se por qué me da hasta pereza escribir esta entrada pero lo prometido es deuda...aquí va... ODISEA EN LOS HUERTOS DEL DIABLOOOOO

Tras otros tantos días de mal tiempo, clavamos nuestras miradas en el finde para el cual daban buen tiempo para los dos días!!! Como Hugo quería despedir a la temporada de snow en Leitariegos ese domingo, fijamos el sábado para volver a la montaña. Esta vez la ruta elegida fue los Huertos del Diablo desde el puerto de Ventana.

Madrugamos lo justo y recogimos a Isabel por el camino, parando en Villablino a por el pan y café. Llegamos al puerto a las 10 de la mañana para encontrarnos ahí mismo con algunos coches con mas gente con el mismo afán que nosotros.


Sorprendidos con aire que soplaba nos pusimos a preparar las cosas para la ruta, hoy Hugo iba a hacer uso de una Split board y nosotras llevaríamos las raquetas. La mochila del pobre Hugo pesaba un tanto pues llevaba gran parte de mis cosas además de las suyas...

Comenzamos la subida, a priori la ruta no iba a ser demasiado dura ni larga.

La nieve apareció no tardando demasiado, estaba blanda y como no era muy profunda Isabel y yo decidimos no usar las raquetas, Hugo iba practicando con la Split board que resultaba algo mas difícil de lo que se imaginaba.





Una vez alcanzado el cordal, que luego seguiríamos hasta el collado de Socellares, nos encontramos con la gran dificultad del día...el viento!!!!





Y menudo viento, frío como el hielo y con unas ráfagas que cuando menos te lo esperabas te desequilibraban.



Alcanzado el collado, tocaba subir una gran pala de nieve donde la gente que iba por delante había dejado una cómoda huella abierta, todo para arriba!!!



En el alto ya vimos los dos Huertos, norte y sur, y la curiosa cumbre del Melluque..con una cantidad de nieve que imponía.



Isabel y yo decidimos rodear la vega de los pozos por la derecha para coger el cordal que subía al Huerto Sur (todo hay que decirlo, en ese momento no sabíamos si era norte o sur jejeje), mientras que Hugo, siguiendo unas huellas de otros que hacía ski de travesía, decidió ir por la izquierda y coger la pala de nieve de frente.





El viento azotaba sin piedad, y cuando Isa y yo alcanzamos el cordal nos robó el aliento....tanto por las espectaculares vistas de las Ubiñas y compañía, como por el gélido aire que pasaba de viento fuerte a vendaval.




Cierto es que era insoportable, subimos como pudimos agachadas y temerosas por un terreno de nieve y roca mixta, donde ya hacía su aparición el hielo...esperando encontrarnos en algún punto del cordal con Hugo que subía por la pala...

...pero este no aparecía. A 10 metros de la cumbre tuvimos que sentarnos para evitar que el viento nos lanzase por la cornisa, ya no nos atrevimos a seguir. Agachadas ahí, dudando entre que hacer para encontrarnos con nuestro compañero, por fin le vimos aparecer unos escasos 20m por detrás de nosotros, ya con las tablas quitadas y luchando como podía contra el viento.

Perdimos el culo en volver para abajo no sin tener casi que arrastrarnos ya que el viento ya no nos dejaba volver a ponernos de pie.

Y rápidamente los tres comenzamos a penosa bajada hacia la Vega de los Pozos donde creíamos que soplaría menos viento...




Pero que ingenuos!



Desde que subimos el viento se había intensificado y ni en la vega tuvimos descanso, así que así como pudimos volvimos sobre nuestros pasos hacia el collado Socellares esperando que ahí pudiéramos comer algo.

La bajada se hizo larga, no por la distancia en sí sino porque entre que Hugo convertía las tablas en una snowboard correctamente y no, pues pasó mucho tiempo, Isabel y yo nos quedábamos heladas y nos acordamos de el y de su familia unas cuantas veces.



Pero por fin lo logró, hizo su ansiada bajada y nos reunidos en el collado para comer, ya casi a las 4 de la tarde...







El resto de la ruta fue volver sobre nuestros pasos, por una nieve paposa y engañosa que cuando menos te lo esperabas te hundías la pierna entera...y con un insistente viento que por lo menos ya no era tan fría.







Y llegamos al coche!!! Fin de la odisea!!!



La ruta no estuvo mal, ahora ya 15 días después lo recuerdo como todo una hazaña de fin de semana, aunque reflexionando un poco aún recuerdo el mal rato que pasamos por el viento (no anunciado en ninguna web meteorológica..); creo que voy a apuntar esta ruta en pendiente para el futuro, nos quedamos sin cumbre aunque gustosamente os lo cuento, no me quedaron muchas ganas de hacer cima ese día.



Y bueno, así estamos, despidiendo la nieve para otro año y recibiendo gustosamente los rayos de sol que nos han faltado durante el invierno, ahora tocará rutas mas ligeritas pero con sol, siempre con sol...