Posada - Caín

Un fin de semana sin niños! Increíble pero cierto, y la primera vez que me separo de mis peques....

¿Y que íbamos a hacer? IRNOS A PICOS!!!



Si la preparación hubiese sido mejor, además de escaparnos a Posada de Valdeón, también hubiéramos subido a alguna de las tan golosas cubres que le rodean, pero contentos con solo respirar el ambiente de Picos decidimos para el primer día el plan B de Posada de Valdeón- Caín de Arriba.

En el puerto llovía pero abajo en el valle el tiempo era bueno, las fotos hablan por sí solas por lo que no comento la primera parte de la ruta del Cares, que aunque no va por cañón también es bien bonita.





 
Por el camino vimos la recién estrenada ferrata de Cordiñanes y nos prometimos volver en algún momento para probarla.



En Caín tomamos el empinado sendero hasta Caín de Arriba, menos conocido pero con vistas espectaculares! No dejaba de acordarme de una frase que leí recientemente en que decían los del pueblo que "los de Caín no mueren, se despeñan", viendo lo visto, no es de extrañar.





Y después del bocata y sin mucha demora volvimos sobres nuestros pasos, la idea era volver a Posada donde habíamos dejado el coche, pero viendo como sudamos con tanto calor unos amables chicos que estaban alojados en Santa Marina nos acercaron en su coche.

Bravo! así tuvimos toda la tarde para descansar, vaguear y luego cenar ricamente en "El Desván"

No hay comentarios:

Publicar un comentario