Teverga... razones para volver

Seguimos de vacaciones, aunque los peques no, así que razón tan buena para que pasen un par de días con los abuelos y que los padres se escapen a ese rincón llamado Asturias que tanto nos gusta....

¿A donde vamos? a Teverga!!! pateadas y escaladas a doquier!



Como antes de marchar había que dejar a Ruby en el cole no llegamos hasta medio día, por lo que decidimos hacer el desfiladero de las Xanas que pintaba como fácil y cortito.


Es conocido como el pequeño Cares y en cierta manera se parece, aunque con mucha mas vegetación y sin el imponente Picos dejándote sin aliento.











Una ruta muy entretenida que sale desde Xanas (Villanueva) y te lleva por el desfiladero hasta
Pedroveya; desde ahí puedes volver por donde has venido o hacerlo circular por el sendero del Valdolayés.





Nosotros hicimos la circular pero el desfiladero es lo mas bonito, recomiendo volver por el mismo sitio, el sendero Valdolayés no deja de ser un camino soleado por medio del monte sin mayor interés... también nos comentaron que en el pueblo de Dosango sale un sendero que te enlaza con el molino que vimos no mas salir del desfiladero, es otra opción.






No llevamos GPS ni mapa, pero esta muy bien señalizado. No se tarda mas de 3 horas en hacer la circular, menos si se vuelve por el mismo sitio.

Aprovechamos a comer sin niños, sin estrés, en un entorno idílico....quién no conoce Casa Generosa?





Dormimos en un área de furgonetas de un club de escaladores, esta muy bien, con baños y duchas.



El día siguiente madrugamos y llegamos a la escuela de Quirós antes de las 10 de la mañana, y menos mal, menuda solana!!! Retomamos la escalada con algunas vías facilonas en el sector La Selva. Ya los conocimos pero al llevar 3 años parados solo queríamos pasar un buen rato sin muchos apuros.



Y vuelta a nuestra tierra Berciana que por desgracia dejamos ardiendo y regresamos para verla triste y llena de ceniza. Nuestra querida Tebaida tardará muchas décadas en volver a donde estaba hace solo una semana. Tantas veces hemos recorrido esos montes que ahora solo son la triste confirmación de lo deplorable que es el ser humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario