Cabezuela del Valle - Aldeanueva del Camino

Ruta realizada el 9 de Abril.

El sabado recorrimos parte de la mítica GR-10, sendero de gran recorrido que une el mar mediterraneo con el altlantico. Tocó realizar la etapa 7 que une los pueblos de Cabezuela del Valle, en el valle del Jerte, con Gargantilla en el valle de Ambroz.



Llegamos a Cabezuela sobre las 9 de la mañana, el pueblo ya estaba despierto y preparando el día. Estamos en el mes de la floración de los cerezos y todo el valle de Jerte tambien florece, apareciendo infinidad de tienditas y puestos vendiendo productos típicos de la zona, cerezos para plantar, conservas de cerezas, etc. Aunque en la parte baja del valle del Jerte casi ya no había flores sino abultadas pepitas verdes que en poco mas de un mes ya serían ricas cerezas, en la parte alta cerca del pueblo (y puerto) de Tornavacas los árboles aún eran un mar de flores blancas que luego a la vuelta por la tarde veríamos llenitas de gente posando para sacarse fotos.

Dejamos el coche en la salida del pueblo, no mas cruzar el rio, indicado por un amable policia que nos dijo que hoy no iba a multar! A escasos metros se encontraba el cartel indicando el inicio de la ruta.




La ruta comienza con una fuerte subida entre cerezos y fincas por un camino primero asfaltado y luego de tierra.



En una curva hacia la derecha se deja el camino y se inicia un sendero entre lo que eran robles y bosque, digo eran porque el año pasado debió haber un incendio que arrasó con toda la zona pues solo nos encontramos con arboles y arbustos quemados.



El sendero sigue subiendo y subiendo, y el sol apretando y apretando. Llegamos al punto que creíamos el más alto del recorrido, una cascada que se veía desde el pueblo, un chorro como se llama ahí en esa zona. El rio se deslizaba encima de unas rocas haciendo pozas que invitaban a bañarse para luego caer en una preciosa cascada. Entraban ganas de volver ahí con el bañador en un mesecillo o dos!




Llegado a este punto del recorrido ya se veía el puerto de Honduras por delante de nosotros, el verdadero punto mas alto del recorrido. Hasta ahí llegamos por un camino de tierra sin mucha sombra ni mucho interés paisajistico que digamos, aunque una vez arriba todo cambió! Las vistas desde el puerto de Honduras son increibles, y tanto es así que el desfile de coches subiendo al puerto y gente meredando ahí indicaba clarísimamente que no eramos lo únicos que pensabamos así (aunque si los únicos que lo subían andando!)

El camino hacia Garcantilla es una pronunciada bajada por un camino lleno de piedras que hacen que sea un poco pesado y cansado para los pies.



Una vez en Gargantilla tras comer al lado del rio y observar la gente del pueblo dandose su primer baño en el rio del año, recorrimos los escasos kms que quedaban hasta el final de nuestra ruta, Aldeanueva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario