Foqueando por la Farrapona


Redactado por Hugo Cadenas

Parece ser que la entrada anterior creó precedente y ahora por segunda vez soy yo quien estribe este relato.


Debido al mal tiempo que hizo el 2 de marzo, la excursión a los Bígaros de Torrestío organizada por el CAB se pospuso al 9 de marzo. A Campelo le tocó ser organizador y maestro de ceremonias, y la ruta se realizó en equis de travesía, splitboard, o raquetas de nieve, cada uno en la modalidad que practique. Yo claro está, me apunte con mi recién mal estrenada splitboard; en total nos juntamos 11, 6 raqueteros, 4 esquiadores y yo.
A las 8.15 nos recogieron en el aparcamiento del Toralin para coger dirección Babia.



La ruta comenzó en Torrestio subiendo por la cómoda pista que sube al alto de la Farrapona, “cómoda” sería contando con que hubiera habido más nieve, pues tardamos unos 2 km hasta encontrar nieve y al final te cansas de ese pon y quita las tablas por la ausencia del manto blanco en algunos tramos.




Debido a esto, nuestros compañeros raqueteros pronto empezaron a coger un poco de distancia  aunque en nada nos reuniríamos todos en la Farrapona para decidir que no íbamos a subir a Los Bígaros, pues más que blanco estaba verde y casi sin nada de nieve. 


Giramos nuestra vista 180º y miramos hacia el alto del Colladín pues al ser cara norte si estaba bien cargada, de hecho después de foquear un pequeño rato hubo que parar para esta vez poner las cuchillas pues la nieve estaba bastante dura.



 15 o 20 minutos después nos separamos de nuestro compañeros, pues ellos con las raquetas subieron un poco más para ver el Lago la Cueva, y nosotros decidimos esquiar un poco. Una pequeña bajada y nos pusimos a darle algo al diente, que el hambre también hizo presencia y para eso no hay nada como un buen bocata tamaño industrial.



Después de comer decidí que no me apetecía subir por el tubo de enfrente pues iban a bajar por donde estábamos y por no volver a desmontar la tabla poner focas y demás… subí a una loma que tenía a un lado a esperarlos para luego unirme en el resto de la bajada. Mientras tanto apareció el resto de la tropa y nos unimos a ellos después de surfear por última vez.








En Torrestío Campelo pago la prometida ronda de cervezas y cogimos el autobús de regreso a Ponferrada.


La única pena fue que después de un mes y 5 o 6 ciclogénesis seguidas nevando sin parar parece que en una semana de sol se nos fue casi toda la nieve, pero bueno, contra eso nada se puede hacer.


¡Otra excursión muy bien organizada por el C.A.B. en la cual lo pasamos genial!

 Ah, y deberías tener cuidado Jesusa pues dicen que no hay dos sin tres, y yo le estoy cogiendo gusto a esto de escribir. A ver si al final va a empezar a ser esto el blog de Jesusa y Hugo. Aunque la verdad espero que la próxima entrada la escriba Jesu, pues eso significaría que como mínimo es ella si no los 2 quien ha salido al monte.


Espero que os haya gustado este relato.


Hugo

No hay comentarios:

Publicar un comentario