Peña Porrera - Mirador de Liebana -

¿Semana Santa pasada por agua? En Liébana no !!!!

Después de pasar el Jueves y Viernes Santo pegado al Snowforecast, Mountainforecast, eltiempo.es, etc...el viernes a medio día lo tenemos claro y preparamos las cosas para salir pitando hacia Liébana!

Por el camino pasamos por Riaño y hacemos la parada de rigor para tomar el pincho de tortilla en el pequeño bar situado detrás de la gasolinera...como ha cambiado el paisaje desde la ultima vez que estuvimos aquí!



Dado nuestro cambio de estado (y fuerzas), decidimos comenzar con una ruta suave para el sábado, con poco mas de 600m de desnivel por el Valle del Oso hasta la Peña Porrera, mirador natural del valle de Liébana.



Salimos del pueblo de Lerones, tomando un camino que sale por encima de la iglesia; rápidamente ganamos altura y empieza a asomarse en el horizonte el macizo oriental de Picos, las cumbres están escondidas entre las nubes pero aún así impresiona.


Poco a poco vemos aparecer unas peñas en el horizonte que deducimos que será Peña Porrera y Peña Boya...los verdes campos Lebaniegos parecen radiactivos del color tan fuerte que tienen.




El ultimo repecho es el que mas cuesta, alternándose estratos herbosos y otros de una roca muy
compacta que nos sorprende un tanto...alcanzamos Peña Boya, y luego después de descender un poco volvemos a subir a Peña Porrera que además es vértice Geodésico.






En la cumbre nos encontramos con dos hombres que nos cuentan que por la zona hay una osa y dos crías, ellos llevaban un buen rato en los alrededores con prismáticos buscando algún indicio de su presencia.



Para hacer la ruta circular bajamos dirección al pueblo de Obargo, para luego cruzar mas campos verdes y enlazar con el camino de subida.





 


En total unos 11 km de ruta por el precioso entorno del valle de Cabezón de Liébana, un gustazo despedirse del diluvio universal del resto del país en un lugar tan bello!
 

1 comentario:

  1. Todo un gustazo de día y ruta que nos ofrecéis en esta entrada, esquivando las jornadas de lluvia que todos hemos padecido durante la Semana Santa.
    El paisaje de La Liébana, siempre espectacular.
    Un saludo desde Pucela de 'ojolince y sra.'

    ResponderEliminar